Los trazos gruesos de la realidad


Si bien la ciudad como ámbito de análisis permite acercarse a algunos engranajes de esa maquinaria imparable que parece funcionar por su cuenta, las tendencias y sus razones hay que rastrearlas en lo global y preguntarse, ¿ocurre lo mismo en las ciudades?

1964-2014-2064Los procesos dMudanza son lentos, en realidad no tienen principio y final, por eso la sobre información no sirve, porque como decía Georges Bernard Show:

Nos hacemos más sabios no mediante el recuerdo de nuestro pasado, sino siendo responsables de nuestro futuro.

Pero lo inexplicable ocurre…

Y así fue como un oligarca como Trump se convirtió en apóstol de la clase obrera blanca y como un declarado misógino, sexista, racista y xenófobo llegó a la presidencia de Estados Unidos. La futura traición a sus promesas demagógicas hará que sea más dura su caída. Manuel Castells

Anotaciones para detectar los “trazos gruesos de la realidad?

Historia comparada, Almudena grandes

Las horcas de la ira, Manuel Castells

… la división racial de Estados Unidos es el factor decisivo: es el miedo blanco a convertirse en minoría. El 58% de los blancos votaron por Trump. No es cierto que las minorías fallaran. Los latinos votaron por Hillary Clinton en un 65%, los negros en un 88% y los asiáticos en un 65%. Pero aunque Estados Unidos es cada vez más diverso étnicamente, casi el 60% de la población es blanca, mientras que los latinos son el 11% de los votantes. De 250 condados con mayoría blanca, 249 votaron por Trump. La movilización latina hizo ganar a Hillary en Nevada, Nuevo México y Colorado, y redujo la ventaja republicana en Texas y Arizona. Pero cuanto más avanzan los latinos, más reacción xenófoba se produce contra la inmigración mexicana.

Así empezó Trump y así ha conseguido un bloque de voto blanco y xenófobo que le es fiel. De ahí que los hombres blancos de educación superior, que no son económicamente marginados, también votaran mayoritariamente por Donald Trump. A esta reacción se añade el miedo de los hombres a perder el poder en su casa. Racismo y sexismo se conjugan. Tras un presidente negro, una presidenta era demasiado. Por eso el macho alfa, el obrero blanco, es el apoyo básico de Trump, al verse amenazado al mismo tiempo por la globalización, por la inmigración y por valores feministas y de tolerancia sexual.

La rebelión de las masas, Iñaki Gabilondo

One Response so far.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR